miércoles, 7 de junio de 2017

SEDARI fue otra caja chica de Borge Angulo


  • Desconocen destino de 5 mil mdp a partir de auditoría


Carlos Águila Arreola

Cancún, Quintana Roo, 7 de junio, 2017.- El titular de la Gestión Pública, Rafael del Pozo Dergal, informó que tras concluir las auditorías a la Secretaría de Desarrollo Rural e Indígena (Sedari) de la administración pasada –hoy de Desarrollo Agropecuario y Rural (Sedaru)– se descubrió otro faltante superior a los cinco mil millones de pesos, cuyo destino se desconoce.

Durante los últimos cinco años, la Sedaru manejó aproximadamente 20 por ciento del presupuesto estatal al recibir transferencias extraordinarias. El secretario explicó que de acuerdo a las auditorías, en 2015 la dependencia recibió –aparte de su presupuesto anual– cerca de mil 500 millones de pesos, y en 2016 la cifra ascendió a mil 800 millones de pesos, “y calculamos que en los últimos cinco años serían poco más de cinco mil millones de pesos”.

Aseguró que se han presentado las denuncias correspondientes al ejercicio 2015, y que en el transcurso de los próximos días se hará lo propio respecto al siguiente año.

En el caso particular de 2015, Del Pozo Dergal señaló que, de acuerdo a las investigaciones, la totalidad de recursos fueron entregados en un sólo cheque, a un sólo funcionario, “en un entramado administrativo, jurídico y financiero porque salieron de las cuentas estatales para ingresar a personales”.

El titular de la Gestión Pública dijo que la Procuraduría General de la República (PGR) y la Fiscalía General del Estado (FGE) investigan lo que “aparentan ser acciones de delincuencia organizada para dar con cada una de las personas que, en lo individual, hicieron uso de esos recursos y saber dónde terminaron esos cinco mil millones de pesos”.

El secretario no quiso revelar nombres de posibles responsables, aunque dejó entrever la responsabilidad de quienes estuvieron al frente de la Sedaru: Luis González Flores, tío del senador y ex gobernador Félix Arturo González Canto; Germán Aurelio Parra López y el ex titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Juan Pablo Guillermo Molina, quien será sometido a juicio político.

En ese sentido, Rafael del Pozo consideró que la Sedari fue la caja chica de Roberto Borge durante el último lustro.

Por su parte, el secretario de Gobierno, Francisco Xavier López Mena, adelantó que vienen más denuncias contra al menos seis funcionarios de primer nivel de la administración pasada por delitos como peculado y malversación de fondos.

Subrayó que aún faltan por terminar varias auditorías, por ejemplo, en las secretarías estatales de Salud y Turismo.

En tanto, cerca de 500 profesores podrían perder los automóviles que compraron a crédito durante la administración de Roberto Borge, que descontaba la mensualidad pero no pagaba a las empresas, denunció Héctor Moo, maestro que el año pasado terminó de pagar, según el descuento que le hacían, pero que a la fecha no puede obtener su factura.

Fuente: La Jornada Maya