martes, 20 de junio de 2017

Nestlé: La empresa golpeada

La maquinaria institucional de despojos de bienes y dinero a particulares y empresas en Quintana Roo, ha barrido con el patrimonio tanto de pequeñas empresas como de industrias trasnacionales asentadas en el país.

Y esta vez golpeó a una de las globales más importantes establecidas en territorio mexicano: Nestlé, la empresa suiza del ramo de alimentos que solo en México factura 4 billones de pesos al año.

En mayo del 2016, ejecutivos de la firma se enteraron que eran víctimas de esta red, cuando intentaron hacer movimientos en una de sus cuentas bancarias y ésta se encontraba congelada.

En el caso de la firma suiza, la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje 2 de Cancún, que preside Alexis Zavala, dictó un laudo laboral condenando a Nestlé para pagar 7 millones de pesos a los supuestos trabajadores que la demandaron.

El modus operandi es el mismo con el que la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje de esta entidad ha actuado desde hace varios años: inventan trabajadores que denuncian a una persona o empresa por despido injustificado y se fijan sueldos y prestaciones muy altas.

Los demandados no se enteran de que hay un proceso en su contra, debido a que en la mayor parte de los casos simulan las notificaciones y hasta que les embargan su patrimonio se enteran de que perdieron el proceso por “no haber acudido a defenderse”.

De la misma forma, Nestlé nunca tuvo conocimiento de la existencia de la demanda ni fue notificado al respecto, hasta que bloquearon una de sus cuentas bancarias y se retiró el dinero.

Expansión confirmó este caso con un representante de Nestlé, quien señaló que los supuestos demandantes no son ni fueron empleados de la trasnacional.

“Nestlé no tuvo conocimiento de la existencia de la demanda ni fue notificado al respecto. Tomó conocimiento del asunto en los primeros días de mayo de 2016 debido a un bloqueo a una cuenta bancaria de la empresa. Nestlé ha identificado que los demandantes no son ni fueron empleados de Nestlé. Ante esta situación se promovió un amparo y a la fecha la compañía se encuentra en espera de resolución”, señaló en una tarjeta informativa enviada a Expansión el 22 de julio.

De manera independiente, se pudo corroborar que el amparo indirecto se promovió bajo el número 674/2016 ante el Juzgado Cuarto de Distrito de Quintan Roo, mismo que se encuentra en curso y al que se ha llamado a los supuestos trabajadores para que demuestren que sí laboraron en la compañía.