miércoles, 14 de junio de 2017

Masacre en Allende supera crimen en Ayotzinapa



Mediante entrevistas con familiares de víctimas, ex funcionarios y ex integrantes de los Zetas, se reconstruyen los hechos de la masacre en Allende, del 18 de marzo de 2011.




De acuerdo con el texto de Ginger Thompson, la responsabilidad de la DEA comenzó cuando un agente persuadió a un importante miembro de Los Zetas para que le entregara los números de identificación rastreables de los teléfonos celulares que pertenecían a Miguel Ángel Treviño y su hermano Omar. al obtener los datos, la agencia estadounidense compartió información con una unidad de la Policía mexicana y casi de inmediato los Treviño se enteraron de que habían sido traicionados. 14 junio de 2017


Pulitzer Ginger Thompson revela la masacre


Una investigación de la Pulitzer, Ginger Thompson, reveló que la masacre de Allende de 2011 no se desató en México, sino en Estados Unidos por la Administración para el Control de Drogas (DEA).

El artículo “Anatomía de una masacre” habla sobre el caso donde sicarios del cártel de Los Zetas secuestraron a todos los que llevaban el apellido de un presunto traidor, incluidos mujeres y niños, y redujeron sus cuerpos a ceniza.

“A diferencia de la mayoría de los lugares en México destrozados por la guerra contra las drogas, lo que pasó en Allende no se originó en México. Comenzó en Estados Unidos, cuando la DEA logró un triunfo inesperado”, escribió la periodista.

La responsabilidad de la DEA comenzó cuando un agente persuadió a un importante miembro de Los Zetas para que le entregara los números de identificación rastreables de los teléfonos celulares que pertenecían a dos de los capos más buscados del cartel, Miguel Ángel Treviño y su hermano Omar, señala la investigación de Thompson.

Tras el testimonio del miembro delator del cártel, la agencia estadounidense compartió información con una unidad de la policía mexicana y casi de inmediato los Treviño se enteraron de que habían sido traicionados. “Los hermanos planearon vengarse de los presuntos delatores, de sus familias y de cualquiera que tuviera un vínculo remoto con ellos”, destacó el Thompson.

La periodista mencionó que la atrocidad en Allende fue particularmente sorprendente porque los Treviño no solo habían basado algunas de sus operaciones en las cercanías — con movimientos de decenas de millones de dólares en drogas y armas por la zona cada mes — sino que también habían hecho del pueblo su casa.

CONTEXTO

Durante los días 18, 19 y 20 de marzo de 2011, fueron secuestradas familias enteras que habitaban en el municipio de Allende por presuntos integrantes de Los Zetas.

Se ha hablado de una cifra estimada en 300 personas desaparecidas; sin embargo las autoridades de Coahuila señalan que la cantidad es mucho menor, al asegurar que muchos habitantes decidieron abandonar el lugar.


Fuente: www.elsiglodetorreon.com.mx