jueves, 7 de enero de 2016

Política / Torneo de pesca-candidatos



Golpe de Mazo

Desesperada por la cercanía del proceso electoral en Quintana Roo, la “chiquillada” de la partidocracia estatal se ha lanzado de lleno a la pesca de candidatos externos para rellenar sus planillas electorales, ante la carencia de figuras propias que puedan garantizarles al menos el tres por ciento de la votación total que les permita subsistir.

Con el afán de conservar sus jugosas prerrogativas los mini partidos como el PT, Movimiento Ciudadano y el Partido Encuentro Social (PES), están tirando anzuelos a diestra y siniestra esperando atrapar a algunos personajes con luz propia que puedan aportar a la causa del partido, aunque no tengan esperanza alguna de ganar.

Y es que las bondades de nuestro sistema político han permitido que en el ecosistema de la grilla subsistan un exceso de partidos políticos, a pesar de que en los hechos no cuenten con la fuerza ni con la estructura necesaria para competir en las elecciones locales.

Porque para llenar sus planillas los partidos requieren 15 candidatos a diputados locales y sus suplentes; 11 candidatos a las presidencias municipales con sus respectivos miembros del Cabildo y un candidato a la gubernatura.

El problema es que en esos partidos ni postulando como candidatos a toda su militancia real logran ese objetivo, además de que la falta de cuadros competitivos los pone contra la pared.

La estrategia difiere, pues mientras el PT pretende seducir a personajes polémicos y ofrecer otros espacios al mejor postor como lo hizo en el proceso electoral de 2013, el PES prefiere el reciclaje de figuras exiliadas del PRI o de otros partidos, siempre y cuando tengan una cuota mínima de popularidad y aporte financiero.

Por su parte, Movimiento Ciudadano, quizá el partido con la estructura más famélica en el estado, recurrirá a su estratagema de siempre: ungir a ciudadanos como candidatos del partido a pesar de que sean unos completos desconocidos. Esta fórmula les ha dado buenos resultados, pues no solo han conservado su registro, sino que han logrado incrustar a sus invisibles líderes partidistas en el Congreso local como diputados plurinominales.

El PAN, PRD y hasta Morena también participan en esta temporada de pesca, pero a diferencia de los partiditos, estos buscan exclusivamente peces gordos de aguas tricolores para convertirlos en candidatos a la gubernatura, pues su ejército de sardinas no es competencia para los tiburones y orcas priistas.

Fuente: Novedades